pm -2015EngendrarHijos

¿Es engendrar hijos un requisito en la salvación de la mujer?

 

 

Pregunta:  ¿Significa 1 Timoteo 2:15 que el engendrar hijos es un requisito en la salvación de la mujer?

 

Respuesta: No. Leamos los versículos del 12 al 15 para establecer el contexto. 

Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13  Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14  y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. 15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

 

(1) Si fuera necesario que una mujer tuviera hijos para ser salva, entonces toda mujer soltera junto con las mujeres incapaces de engendrar hijos se encontrarían más allá del alcance de la redención, y de la elección personal. Tal conclusión es absurda.

 

(2) De igual manera, el texto no afirma que toda madre será salva.  Hay condiciones  preliminares claramente definidas para la salvación (Mr.16:16, Hch.2:38; 22:16, Ro.10:9,10).

 

(3) Tampoco está prometiendo este texto que la mujer cristiana será protegida durante el parto.  Trágicamente, incluso algunas mujeres de las más piadosas han experimentado los peligros fatales del parto.

 

¿Qué significa el texto?

Dios le ha negado a la mujer ciertas actividades de liderazgo (como enseñar y tener dominio sobre el hombre) debido al orden de la creación (Adán fue creado primero) y debido al pecado de Eva, la cual fue engañada (1 Tim.2:12-14).

 

Eva fue particularmente culpable por ceder al engaño de la serpiente. Por eso, Dios le condenó  en Génesis 3:16 «A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti».   Esta maldición pronunciada sobre Eva, la ha heredado toda mujer.  Sin embargo, ahora la mujer puede obtener la salvación al igual que el hombre (aunque a ella no le es permitido enseñar).  Aunque Eva fue engañada, «se salvará, engendrando hijos…»

 

(1) Varios estudiosos señalan que la frase «se salvará engendrando hijos» en el griego literalmente significa «será salva a traves del alumbramiento».  La traducción en español, a diferencia del texto griego original carece del articulo definido «el».  Puesto que el texto griego dice «mediante el alumbramiento», concluyen que es una referencia a la encarnación de Cristo. No se refiere a un alumbramiento general sino a ‘EL’ alumbramiento, el nacimiento de Cristo. Por lo tanto, su salvación se debe al nacimiento de Cristo.  Aunque los dolores de parto fueron parte de su maldición original, son esos mismos dolores de parto por los cuales, el Salvador vino al mundo. Como dice Gálatas 4:5 dice, «Dios envió a su Hijo, nacido de mujer».  A través de “engendrar hijos”, la oportunidad de ser salvo ha sido realizada. Génesis 3:15 dice que «la semiente» de Eva (la cual es Cristo) heriría la cabeza de la serpiente. Mediante su vida, muerte y resurrección, Cristo aplastó a Satanás, dándole un golpe mortífero.

 

En otras palabras, toda mujer es una heredera potencial de la salvación  debido a que fue una mujer, una descendiente de Eva, que dio a luz el Redentor de la humanidad.

 

(2) Otra explicación diferente es que «enjendrando hijos» no se refiere a la encarnación de Cristo sino que es una sinécodoque para la totalidad del rol doméstico de la mujer. Sinécdoque es una figura de pensamiento que consiste en  designar “un todo” con el nombre de una de sus partes; en este caso, «engendrando hijos» incluye «amar a sus maridos y a sus hijos, ser cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos» (Tito 2:5).  Estas tareas domésticas contribuyen al éxito del movimiento cristiano. El erudito W.E. Vine concluye que a pesar del rol de la mujer en la trasgresión original, ella tiene un lugar legítimo en el plan divino. Él escribe: 

 

Por otro lado, a través de engendrar hijos, ella se salvaría de convertirse en presa a los vicios que caracterizaban el mundo de aquel día, los cuales también son representados en nuestros tiempos. Por otro lado, la mujer que cría una familia para Dios hace un papel importante en el mantenimiento del testimonio de la iglesia.

 

Barkley añade en su comentario sobre este versículo: «Las mujeres encontrarán la salvación, no en hablar en las reuniones, sino en la maternidad, que es su corona. Aparte de todos los otros sentidos posibles, la mujer es la reina del hogar».  

 

En lugar de tomar una parte activa en la enseñanza pública de la palabra de Dios, la mujer se salvará cumpliendo con todas las condiciones requeridas de una mujer cristiana.

 

Según este punto de vista, la mujer (en general) se salvará de los vicios de una vida sórdida como la de prostitución convirtiéndose en cristiana.

 

(3) Sin embargo, contextualmente, la explicación más sostenible y racional es que «la mujer» que «se salvará» es Eva, y las que «permanecieren en fe, amor y santificación» son las demás mujeres, hijas de Eva.  

 

De hecho, la palabra «permaneciere» en 1 Timoteo 2:15 es plural en el griego. Debería ser traducida literalmente «permanecieren».  A continuación Guy Woods nos provee la siguiente explicación:

 

«Ella (la mujer Eva) se salvará engendrando hijos, si (ellas…mujeres en general) permanecieren en fe, amor y santificación, con modestia».  Así dice en el griego.  Entonces, el significado sería este:  Eva,  representativa a toda mujer, fue engañada en la transgresión y debido a eso, su sexo lleva las restricciones en cuanto a la enseñanza y el dominio;  sin embargo, estas restricciones no impedirán la salvación de las mujeres, siempre y cuando practiquen los preceptos de fe, amor y sobriedad, es decir, ¡viviendo la vida cristiana!

 

Cuando dice que «la mujer (Eva) se salvará», esto incluye a todas las mujeres piadosas como es el caso en Génesis 3:15, 16. En estos textos, «Eva» implicitamente incluye a «Eva junto con todas sus hijas». Por tanto, tal como las consecuencias de la transgresión de Eva han pasado a toda mujer, las consecuencias de su maternidad ocasionó la salvación condicional de todas sus hijas por el nacimiento de Cristo.  Las condiciones de salvación eterna que especifica el apóstol para la mujer cristiana es la tríada, «fe, amor y santificación» (lo cual nos hace pensar en «fe, esperanza y amor»). La cultivación de estas virtudes son necesarias para la salvación eterna de todos, sean hombres o mujeres (1 Pedro 1:9).  En las ocho virtudes mencionadas en 2 Pedro 1:5-7 «Fe» es la primera palabra en la lista, y «amor» es la última.  Todas las virtudes entremedio son abarcadas en el término «santificación».

 

[Este estudio escrito por P. Melton fue publicado en noviembre de 2015 en El Mensajero (en la columna bimestral de “El Discípulo Inquisitivo”). Derechos de autor © 2015. Todos los derechos están reservados. Estamos complacidos de conceder permiso para que este artículo sea reproducido en su totalidad en forma electrónica para exponerlo en en páginas Web siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) la página Web URL específica de IglesiadeCristoNT.org debe ser anotada; (2) el nombre del autor debe permanecer adjunto al artículo; (3) deben ser reproducido exactamente como aparece en el original sin alteraciones.]

Comments are closed.