pm -2015NacerDelAgua

Nacer del Agua

Pregunta: ¿Cómo sabemos definitivamente que en Juan 3:5 “nacer del agua” se refiere al bautismo?

 

 

 

 

Respuesta: Algunos pretenden descartar la necesidad del bautismo para nacer de nuevo, diciendo que la frase “nacer del agua” en Juan 3:5 no se refiere al bautismo.  Algunos han tratado de imponer un sentido figurado en la palabra “agua”, dándole el significado de  “agua espiritual” o sea “la palabra de Dios”. Tal idea debe ser rechazada inmediatamente, porque no hay ninguna razón contextual que nos permita tomarlo de manera figurada. Otros oponentes al bautismo reconocen correctamente que el término “agua” es literal, pero erróneamente razonan que es el fluido amniótico en el vientre, y que se refiere al nacimiento físico.

 

“AGUA” NO ES FLUIDO AMNIÓTICO

 

(1) En el siglo 20, surgió la expresión moderna que la madre “rompió aguas” (rompió fuente) antes del parto. Pero que Jesús se haya referido al líquido amniótico del nacimiento físico es una distorsión increíble.  El Dr. Roberto Atlas, jefe de obstetricia y ginecología en el Centro Médico Mercy en Baltimore, Maryland, dice que el líquido amniótico “consiste en electrolitos, algo parecido a lo que está en nuestra propia sangre. El bebé comienza a orinar, y eso se convierte en uno de los grandes componentes del fluido en la cavidad … líquido amniótico-verdoso amarillento se llama meconio y es un resultado de las heces fetales que emite…”  En otras palabras el fluido amniótico no es “agua” tal como “sangre” no es agua.


(2) Además, la frase “nacer de agua” nunca se usa en el Nuevo Testamento para referirse al nacimiento físico. De hecho, no hay ninguna declaración en la Biblia ni en ningún documento antiguo que describe el nacimiento físico como “agua”.  En realidad, la frase “nacido de la carne” que se encuentra en Juan 3:6 es la frase que se usa para describir el nacimiento físico en otros pasajes. Pero Jesús no dijo, “el que no naciere de la carne …” Él dijo: “el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.  Y póngase a pensar: sería bastante peculiar que Jesús dijera: “A menos que  un hombre nazca físicamente, no se puede salvar”, ¿no? 

 

(3) Todos admiten que muchas veces en la Biblia la palabra “agua” se utiliza para referirse al bautismo.  Es claramente evidente que el “agua” que se menciona en Juan 1:31 y 3:23 se refiere al bautismo. ¿Por qué debemos interpretar la palabra “agua” de una manera diferente en Juan 3:5 que en estos otros dos versículos?  Es porque algunos no quieren aceptar que el bautismo en agua sea necesario para entrar en el reino de Dios. 

 

(4) La preposición traducida “del” aparece solamente una vez en este versículo en el lenguaje original griego (aunque en la versión Reina Valera aparece dos veces).  Una traducción literal del griego de Juan 3:5 sería: “el que no naciere del agua y Espíritu”. Cristo está hablando de un solo nacimiento en vez de dos.  No dijo que uno debe nacer del agua (nacimiento físico) y que luego muchos años después nacer del Espíritu (nacimiento espiritual).  Jesús usó en el griego una sola preposición “del” con dos objetos: agua y Espíritu. El individuo nace del agua y Espíritu simultáneamente. G.R.Beasley-Murray, el erudito bautista escribió:

 

“La idea popular que el agua representa el nacimiento humano, sea del semen del hombre o de las aguas del vientre a diferencia del nacimiento divino del Espíritu, queda excluida…por el hecho que toda la expresión “ek hudatos kai Pneumatos” define la manera por la cual un hombre nace de nuevo.”

“AGUA” SE REFIERE AL BAUTISMO

 

(1) William Wall en el año 1705 escribió un libro famoso llamado Historia del Bautismo Infantil en el que declaró lo siguiente:

 

“No hay ni un solo escritor cristiano de cualquier antigüedad en cualquier lenguaje que no haya entendido que (“naciere del agua”) se refiera al bautismo. Y si así no se entiende, sería tan difícil explicar cómo una persona puede nacer de agua como nacer de madera”. Más tarde, Wall continúa: “Creo que (Juan) Calvino fue el primero en negar que este pasaje se refiera al bautismo. Él dio otra interpretación que él confesó ser nueva”.

 

(2) “Nacido del agua” como una referencia al bautismo aquí coincide con Romanos 6:4 que asocia el bautismo con la novedad de vida y Tito 3:5 dice que somos salvos por el “lavamiento (baño) de la regeneración”.

 

(3)  El mismo Juan que escribió Juan 3:5 también escribió 1 Juan 5:6,8 donde una y otra vez, utiliza la palabra “agua” para referirse al bautismo en agua. 

 

1 Juan 5:6,8 dice: “Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad. 8Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.”  

 

Los Gnósticos creían que Cristo fue un simple humano antes de bautizarse pero que en su bautismo fue hecho “deidad”…creían que Cristo vino por agua solamente.  Además, los Gnósticos creían que antes de morir en la cruz, la deidad se apartó de Cristo y que solamente el hombre Jesús murió.  Pero Juan corrige a estos Gnósticos y les dice que Cristo vino por medio de agua y sangre también.  En otras palabras, el Dios-hombre realmente fue bautizado y realmente sufrió muerte en la cruz y que los Gnósticos estaban errados al negar estos hechos. Entonces, “agua” se refiere al bautismo de Cristo por Juan al principio de su ministerio.  “Sangre” se refiere a la sangre que derramó Cristo al final de su ministerio cuando fue crucificado. 

 

(4) Hermanos y amigos, es imperativo entender la palabra “agua” en Juan 3:5 como el bautismo en agua.  Y si “nacer del agua” se refiere al bautismo, entonces Juan 3:5 está enseñando que uno tiene que ser bautizado en agua para entrar en el reino y ser salvo de sus pecados pasados.  Otros versículos en el Nuevo Testamento confirman que esta conclusión es válida (Mr. 16:16 Hch 22:16; 1 P.3:21). El acto del bautismo es dónde el alma distanciada de Dios entra en unión con Jesucristo (Romanos 6:3; Gálatas 3:27) y recibe salvación (2 Ti.2:10).  Jesús sintió que Nicodemo tenía suficiente entendimiento de los antecedentes para entender lo que significaba “el agua”.  Nicodemo conocía la obra de Juan el Bautista, y que él bautizaba “para perdón de pecados” (Marcos 1:4; Lucas 3:3).  Es posible que Nicodemo fuera uno de los fariseos que “desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.” (Lucas 7:30).

 

LOS DOS ELEMENTOS DEL NUEVO NACIMIENTO

 

Cuando nace un niño, se puede decir que nació de Don Fulano y Doña Fulana.  Todos entienden que el niño fue engendrado por Don Fulano y que nació de la Doña, pero cuando se considera todo el proceso, es apropiado declarar que nació de ambos padres.  De la misma manera, la gente que recibió a Cristo en el día de Pentecostés en Hechos 2:38, 41 fue nacida del agua y del Espíritu.   Ninguna persona en la Época Cristiana es nacida del Espíritu sin agua.  De la misma manera, ninguna persona puede nacer del agua sin el Espíritu.  Cómo ya se dijo, dos padres están implicados el nacimiento físico y asimismo dos elementos están implicados en el nacimiento espiritual.

 ¿Ha nacido usted de nuevo?

 

 

[Este estudio escrito por P. Melton fue publicado en julio de 2015 en El Mensajero (en la columna bimestral de “El Discípulo Inquisitivo”). Derechos de autor © 2015. Todos los derechos están reservados. Estamos complacidos de conceder permiso para que este artículo sea reproducido en su totalidad en forma electrónica para exponerlo en en páginas Web siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) la página Web URL específica de IglesiadeCristoNT.org debe ser anotada; (2) el nombre del autor debe permanecer adjunto al artículo; (3) deben ser reproducido exactamente como aparece en el original sin alteraciones.]

Comments are closed.