Articulos – Ofrenda mandato

LA OFRENDA DE 1CORINTIOS 16:1-3,
¿UNA MEDIDA PROVISORIA O UN MANDAMIENTO ESTABLECIDO?

Pablo Melton

1 Corintios 16:1-3 “En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándole, para que cuando yo llegue no se recojan, entonces ofrendas, Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstos enviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén”.

 Ocasionalmente, hay hermanos que leen 1 Corintios 16:1-3 y concluyen erróneamente que la ofrenda fue una medida provisoria y temporal impuesta en un tiempo de crisis y que no fue un mandamiento duradero. En este estudio, analizaremos cinco razones porque tal aserción es incorrecta.

 I. LA OFRENDA FUE UN MANDAMIENTO ESTABLECIDO

En el versículo 1 dice: “ordené”. La palabra “ordené” (diatasso en el griego) significa “ordenar, dar un mandamiento”.   Encontramos la misma palabra griega en los siguientes pasajes:

Lucas 8:55 “él mandó”
Lucas 17:9 “le había mandado”
Hechos 18:2 “había mandado que“
1 Corintios 7:17 “esto ordeno en todas las iglesias”. Este versículo indica que los mandamientos que Pablo emitía en esta carta fueron ordenanzas universales.

No hay duda que estos versículos constituyen un MANDAMIENTO, una ordenanza divina, y por lo tanto NO ES OPCIONAL. Los verbos imperativos “haced vosotros” y “ponga aparte algo” son inequívocamente órdenes divinas.

II. ESTE MANDAMIENTO EN 1 CO.16:1 FUE DADO A “LAS IGLESIAS” (congregaciones)

Por lo tanto, este mandamiento es una acción colectiva y no privada. Pablo no dijo: “como ordené a cristianos individuales” sino que dijo: “como ordené a las iglesias”.  Pablo ordena a la iglesia como grupo a recoger una ofrenda semanalmente para que cuando él llegara, no sería necesario recoger ofrendas de cristianos individuales.

1 Corintios 16:2 dice: “para que cuando yo llegue, no se recojan”. Esto muestra la utilidad y beneficio de tener todo ya recogido en una colecta común. La intención no fue que los miembros guardaran el dinero en sus casas. En este caso, al llegar Pablo a Corinto, ¡existiría la necesidad de ir de casa en casa recogiendo todo el dinero! ¡La idea que los miembros pueden almacenar su ofrenda en su casa, lejos de y afuera de la reunión el primer día de la semana es falsa!

 La traducción “guarde algo en su casa” (como aparece en la Versión Antigua y la Reina Valera Actualizada) es errónea debido a que la palabra “casa” no se encuentra en este texto en griego ni de forma explícita ni implícita, sino que fue una adición humana al texto sagrado.

Los Corintios entendían que la “ofrenda” fue un modo de adoración congregacional. Aun 2 Corintios 11:8 implica necesariamente que las congregaciones del primer siglo tenían tesoros o erarios. 2 Co.11:8 “He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros”. En este versículo dice que otras iglesias le pagaban salario a Pablo, pero si no existía una colecta, ¿de donde sacaron los fondos para pagarle salario a Pablo? Note también que Pablo “despojó a otras iglesias”, no a hermanos individuales. ¿Cómo podría haber despojado a otras iglesias si esas iglesias no tenían tesoros?

La palabra “guardándolo” en el griego es thesauros que quiere decir “tesoro o alfolí” según Thayer.
J.W. McGarvey escribió: “La palabra ‘thesaurizon’ traducido ‘guardándolo’ significa literalmente ‘poner en el tesoro’. . .”. Es traducido “atesorando” en Romanos 2:5. El erudito griego James MacKnight traduce esta frase “ponerlo aparte, colocándolo en el tesoro designado”.

Es significativo que Justino Mártir en su obra Apología I (escrito entre el año 153 y 155 d.C) testificó que la práctica de la iglesia primitiva fue recoger la contribución el primer día de cada semana.
Bajo el régimen del Antiguo Testamento, no se le permitió a los israelitas guardar sus diezmos en sus casas, sino llevarlos al templo al alfolí. Malaquías 3:10 dice, “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa”. La misma palabra hebrea aquí traducida “alfolí” se traduce “tesoro” en Job 38:22. La versión DHH lo traduce de esta manera, “Traigan su diezmo al tesoro del templo, y así habrá alimentos en mi casa”.

De forma parecida, los cristianos tienen un deber primordial para con la iglesia local y no pueden actuar independientemente de la iglesia en cuanto a ofrendar.

III. EL DÍA DE LA OFRENDA ES SIGNIFICATIVO

Dios especificó que ofrendaran el “primer día de la semana”. ¿Por qué este día? La respuesta es que este día fue un día muy significativo para el cristiano. Fue profetizado como el día de celebración cristiana (Salmo 118:22-24), y además fue denominado “el día del Señor” (Ap.1:10). Fue el día en Cristo venció la muerte, y resucitó (Marcos 16:9). Fue el día en que se reunía la iglesia en Troas para partir el pan (Hch.20:7). Siendo el día la reunión cristiana, es irrefutable que la ofrenda era parte de la adoración cristiana.

IV. ES MANDAMIENTO PARA TODOS LOS SANTOS- NO SÓLO PARA LOS DE JERUSALÉN

¿Fue la ofrenda de 1 Corintios 16:1-2 una medida provisoria instituida solamente para los santos necesitados de Jerusalén? ¿Fue una acción circunstancial para una necesitad específica y transitoria? ¿Implica este pasaje que el único tiempo cuando la iglesia tiene la autoridad para recoger una ofrenda es cuando haya una necesidad específica y solamente para esa necesidad?

Para contestar estas preguntas, notemos otra vez lo que Pablo dice en 1 Corintios 16:1 “En cuanto a la ofrenda para los santos” (los santos necesitados en general). No dice “en cuanto a la ofrenda exclusivamente para los santos necesitados en Jerusalén“. 

De hecho, 2 Corintios 9:13 comprueba que el uso de esta ofrenda no se limitaba a los hermanos en Jerusalén , “Pues por la experiencia de esta ministración (la ministración de suplir lo que a los santos falta- vs.12) glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contrib

Comments are closed